Teléfono
Email
Motor Mil Automoviles

Nuestras Noticias

Manténgase informado de las últimas novedades

Los mejores trucos para que ahorres gasolina al usar el climatizador

Los mejores trucos para que ahorres gasolina al usar el climatizador
Lunes, 4 de noviembre de 2019

Tanto en verano como en invierno para combatir el frío, hacer uso del sistema de climatización del coche de forma correcta nos ayudará a ayudarnos unos euros al ahorrar gasolina.

Con la llegada de las bajas temperaturas, de las lluvias y, muy pronto, del invierno, llega el momento de cambiar el chip dentro del coche y pensar en mantener esos 21-23 grados óptimos en el habitáculo con las temperatura ambiente exterior mucho más baja. El uso de la climatización de una forma correcta nos ayudará a ser eficientes y a ahorrarnos unos euros que, de no hacerlo, se irán por un uso innecesario de combustible.

 

La ventaja en esta época del año en el vehículo es que, gracias a las altas temperaturas que alcanzan los motores de combustión en funcionamiento, el gasto extra que supone el uso de la calefacción es prácticamente nulo. En verano, como sabrás, sucede todo lo contrario con el aire acondicionado, sufriendo una subida de un 4 por ciento, aproximadamente, en el gasto de combustible cuando encendemos el aire acondicionado cuando queremos combatir el calor.

Eso sí, aunque los coches de gasolina y diésel se aprovechen de ese calor generado por los motores, hay trucos para no gastar en balde y utilizarlo de forma óptima:

 

Dado que el sistema de calefacción se aprovecha de esa temperatura del motor en marcha, espera unos minutos después de arrancar el vehículo para encender el climatizador. Activando la calefacción nada más subirte al coche solo introducirás el aire frío del exterior al habitáculo y removerás el aire que ya está dentro del automóvil. Esperando esos minutos tras arrancar el coche, tendrás garantizado que el aire que entre en su interior estará caliente.

 

No te excedas con la temperatura interior. Igual que en verano, la temperatura óptima para conducir está en torno a los 21 y los 23 grados.

 

Un exceso de calor mientras conduces puede ser contraproducente, ya que puede generar somnolencia. La seguridad, lo primero.

 

Dado que el aire caliente tiende a ascender, si activas la calefacción para que salga por los conductos de los pies ayudarás a que el aire caliente se distribuya de forma homogénea por todo el habitáculo.

 

Por norma general, no debes usar la calefacción y, a un mismo tiempo, activar el botón del aire acondicionado, ya que generarás un gasto extra innecesario.

 

Como en verano con el aire acondicionado, realizar un mantenimiento adecuado del coche es vital para que todo el sistema de climatización funcione correctamente. Asegúrate que los filtros estén limpios y, aunque no vayas a usar el aire acondicionado durante el invierno, actívalo de vez en cuando y no lo dejes sin que funcione varios meses hasta que vuelva a llegar el calor.

CALEFACCIÓN EN EL COCHE: OJO SI TIENES UN COCHE ELÉCTRICO

Si bien decíamos con los coches de gasolina y diésel que el uso de la calefacción apenas supone un gasto extra, en el caso de los eléctricos sucede todo lo contrario: el uso de la calefacción implica un mayor consumo, ya que utiliza la energía procedente de la batería de tracción, la misma que impulsa las ruedas, lo que a su vez provoca que la autonomía se resienta. En los vehículos con motor de combustión se emplea la batería auxiliar, que a su vez depende del alternador. El problema en los eléctricos es que su motor no alcanza la misma temperatura que uno diésel o de gasolina.

 

CALEFACCIÓN EN EL COCHE: CUANDO SÍ ACTIVAR EL AIRE ACONDICIONADO

Aparte del consejo anterior de encender frecuentemente el aire acondicionado en invierno para que no se pase la mitad del año inactivo, hay otro caso en el que sí resulta óptimo el uso de ambos sistemas a un mismo tiempo: cuando necesitamos desempañar los cristales.

 

El mejor consejo es el siguiente, formado por cuatro pasos: activa la calefacción a máxima potencia, enciende el botón del aire acondicionado, apaga la función de recirculación de aire y baja ligeramente las ventanillas. De esta forma, conseguiremos que el aire caliente evapore esas motas de vapor de agua acumuladas en los cristales, de forma que el aire acondicionado ayude a extraer la humedad del vehículo al mover el aire por su circuito. Activando la función de aire del exterior se introduce nuevo aire en el habitáculo, lo que aumenta la capacidad de contener vapor; bajando las ventanillas una rendija se mezclará el aire húmedo acumulado dentro con el aire seco del exterior.

    Contacto

    La finalidad y uso previsto tanto de los datos en sí mismos como de su tratamiento, es prestarle el servicio solicitado o entregarle el producto adquirido. A continuación, podrá aceptar las finalidades que crea convenientes marcando su casilla correspondiente y clicando en el botón ACEPTAR, tenga en cuenta que algunas finalidades pueden ser necesarias para poderle prestar el servicio, en el caso de NO marcar dichas casillas, no se podrá prestar/entregar el servicio/producto asociado.

    Enviando

    (*) Campos obligatorios
    (**) Política de privacidad
    Al hacer click en "Enviar" acepto las Condiciones legales y Política de privacidad

    Últimas noticias